MANIFIESTO CONTRA EL TRABAJO

    Comparte
    avatar
    santi_9champions
    Titular
    Titular

    Mensajes : 905
    Puntos : 1062
    Fecha de inscripción : 19/08/2013

    MANIFIESTO CONTRA EL TRABAJO

    Mensaje por santi_9champions el Vie Ene 15, 2016 3:04 am

    El colectivo alemán Krisis, fundado en 1986 en Nuremberg, puede considerarse como continuador de las tesis situacionistas (Anselm Jappe, miembro del colectivo, publicó en 1992 un ensayo sobre Guy Debord). En 1999, Krisis publicó lo que se considera como el tercer manifiesto comunista después del Manifiesto del partido comunista de Marx y De la miseria en el medio estudiantil.

    Texto completo : http://www.krisis.org/1999/manifiesto-contra-el-trabajo/

    Un cadáver domina la sociedad, el cadáver del trabajo. Todos los poderes del planeta se han unido para la defensa de este dominio: el Papa y el Banco Mundial, Tony Blair y Jörg Haider, los sindicatos y los empresarios, los ecologistas alemanes y los socialistas franceses. Todos conocen una única consigna: ¡trabajo, trabajo, trabajo!

    A quien todavía no se haya olvidado de pensar, no le resultará difícil darse cuenta de la inconsistencia de una posición semejante. Pues la sociedad dominada por el trabajo no está pasando por una crisis temporal, sino que está llegando a sus límites absolutos. La producción de riquezas se está alejando cada vez más –en una medida que hasta hace pocas décadas sólo era concebible en la ciencia-ficción– del uso de mano de obra humana como consecuencia de la revolución microelectrónica. Nadie puede afirmar seriamente que este proceso se vaya a parar o que tenga marcha atrás. La venta de la mercancía mano de obra va a ser tan prometedora en el siglo XXI como la de sillas de posta en el XX. Sin embargo, en esta sociedad, a quien no puede vender su mano de obra se le considera «excedente» y se le manda al vertedero social.

    ¡El que no trabaje, no come! Esta cínica fórmula todavía es válida, y hoy en día incluso más, porque se vuelve irremisiblemente obsoleta. Es absurdo: la sociedad nunca ha sido tan sociedad del trabajo como en un momento en que el trabajo se está haciendo innecesario. Es precisamente en el momento de su muerte cuando el trabajo se revela como un poder totalitario que no admite otro dios a su lado. Determina el pensar y el actuar hasta en los poros de la cotidianidad y la psique. No se ahorran esfuerzos para prolongar artificialmente la vida del ídolo trabajo. El grito paranoico de «empleo» justifica que se fuerce incluso la destrucción, hace tiempo conocida, de los fundamentos de la naturaleza. Cuando se abre la perspectiva de un par de miserables «puestos de trabajo», se permite dejar de lado acríticamente los últimos obstáculos a la comercialización total de todas las relaciones sociales. Y se ha convertido en un acto de fe comúnmente exigido la idea de que es mejor tener «cualquier» trabajo que ninguno.


      Fecha y hora actual: Lun Jul 24, 2017 4:47 pm